Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Skip to main content
Empaquetado responsable

El empaque protege los productos alimenticios, los mantiene a salvo de la descomposición en todo su camino, desde la fase de fabricación hasta el correcto almacenamiento, distribución y consumo. NESTLÉ® se compromete a seguir contribuyendo para mejorar el medio ambiente elevando el rendimiento de sustentabilidad en los envases, sin poner en peligro la seguridad, calidad y aceptación de los consumidores de sus productos.

Nuestro objetivo:

Nos esforzamos por desarrollar un envasado de alimentos seguro y saludable, utilizando los materiales disponibles más eficientes, adecuados y responsables para el embalaje. Al mismo tiempo, queremos satisfacer las necesidades y expectativas del consumidor.

Nuestras soluciones de envasado responsables deberán:

  • Ocupar el menor peso y volumen posible.
  • Tener en cuenta los nuevos materiales y procesos que contribuyen a la sustentabilidad del medio ambiente.
  • Gestionar la utilización de materiales sustentables, como aquellos que sean renovables, siempre que exista la oportunidad.
  • Evitar el uso de sustancias que no contribuyan a la producción responsable y a la eliminación de desechos.
  • Disminuir los residuos en todas las etapas, incluidas la fabricación, utilización y eliminación de desechos.
  • Incrementar el uso de materiales reciclados siempre que sea posible.
  • Aumentar el reciclaje y compatibilidad de los paquetes con los actuales sistemas de gestión de residuos.
  • Apoyar las iniciativas para reciclar o recuperar energía a partir de envases usados.

Nuestra Contribución:

Formalmente, nuestro primer Programa de Reducción de Contaminantes en los envases inició en 1991. Desde entonces, hemos reducido los materiales de empaque por más de 390 mil toneladas. A su vez, esto nos ha permitido mermar nuestra producción de dióxido de carbono en más de un millón de toneladas. Para absorber tal cantidad de dióxido de carbono se necesitarían más de 3 mil 100 kilómetros cuadrados de bosque al año.

La energía no renovable que hemos logrado rescatar asciende a más de 22 millones de gigajoules. O para ejemplificarlo mejor, esta es la cantidad de energía que más de 380 mil vehículos de pasajeros necesitan para moverse durante un año.